Opinión | 4 Febrero 2019

Sobre la nueva tarifa de interconexión de la telefonía móvil

 Santiago, 4 de febrero de 2019.- La telefonía, tanto fija como móvil, requiere que haya interconexión entre las redes de las distintas empresas, para que todos los usuarios puedan comunicarse entre sí. La interconexión es fundamental, además, para que haya competencia en el mercado de las telecomunicaciones.

En el modelo comercial tradicional de la telefonía, los usuarios no pagan por las llamadas que reciben, lo que obliga a que la empresa propietaria de la red donde se origina una llamada, pague por el uso de la red de destino a la empresa correspondiente (y ese pago, por cierto, forma parte de la tarifa que se cobra al usuario de origen).

El pago a la red de destino es la tarifa de interconexión, o cargo de acceso, como lo denomina la Ley General de Telecomunicaciones en el caso de Chile.  El cargo de acceso es una tarifa regulada cada cinco años, por mandato de la ley, porque en ese mercado específico -el de las interconexiones- no hay competencia.

En el decenio que va entre 2003 y 2013, la tarifa de interconexión de la telefonía móvil fue mal regulada por Subtel, por diversos motivos, y Chile llegó a ostentar el extraño récord de tener el cargo de acceso más caro entre los países que integran la OCDE. Un estudio encargado por Conadecus demostró que en ese decenio, tan sólo por concepto de los cargos de acceso mal regulados, los consumidores chilenos pagaron de más alrededor de USD 4.000 millones.

Sin embargo, en 2013, el entonces Subsecretario Jorge Atton aplicó en mejor forma la ley, y logró una reducción del orden del 85% en los cargos de acceso, bajándolos desde el exagerado nivel de alrededor de $ 60 por minuto a cerca de $ 9 por minuto, lo que sin duda ayudó a mejorar las condiciones competitivas del mercado.

Recientemente, la Subsecretaria Pamela Gidi dirigió una tarea similar y logró bajar también el cargo de acceso desde esos $ 9 por minuto a alrededor de $ 1,8 por minuto (un 80%).  Este nuevo valor de $ 1,8 por minuto revierte completamente el extraño récord de Chile en la OCDE, ya que ahora nuestro país dispondrá de una de las tarifas de interconexión más bajas del mundo.

¿Por qué ha sido posible esta nueva reducción, tan significativa?  El motivo principal es que las actuales redes de telefonía móvil ya no sólo cursan servicios de voz, sino que cursan mayoritariamente servicio de acceso a Internet, y este último es el que absorbe ahora la mayor parte de los costos de las redes.  Ello ha permitido seguir bajando los costos de los cargos de acceso de la telefonía tradicional.

En todo caso, un volumen cada día más importante de llamadas ya no se cursa de un modo tradicional, sino que mediante nuevas aplicaciones como Skype o Whatsapp, donde no hay cargos de acceso (Internet también requiere interconexiones, pero a diferencia de la telefonía tradicional, en ese ambiente no hay pagos a la red de destino, de modo que cada usuario cubre tanto los costos de originar llamadas, como de recibirlas).

Subtel aún no da a conocer los informes que sustentan los decretos tarifarios, pero Conadecus estima razonable la reciente actuación de ese organismo, ya que ayudará a fomentar la competencia en las llamadas tradicionales de voz, lo que a su vez contribuirá a bajar un poco los precios que paga el público, especialmente en el mercado de las llamadas de prepago.

Con todo, Conadecus también desea expresar que el mercado chileno de las telecomunicaciones no puede considerarse aún como plenamente competitivo, porque subsisten una serie de barreras a la entrada, que han dificultado el ingreso de nuevos operadores.

Por ejemplo, los operadores móviles virtuales -que fueron impulsados por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia en 2005- han resultado prácticamente un fracaso en Chile, debido a que las ofertas mayoristas emitidas por los principales operadores, no cumplen con las condiciones propias de un mercado en competencia, generando estrangulamientos de márgenes y otras distorsiones que dificultan enormemente competir.

Por otra parte, la calidad del servicio de acceso a Internet no parece ser adecuada, especialmente en ciudades pequeñas y en localidades rurales, y no existen normas adecuadas para que los usuarios estén debidamente informados sobre la bondad de los servicios que reciben.

De igual forma, todavía hay restricciones significativas en el acceso al espectro radioeléctrico, que sigue concentrado en los principales operadores, por errores cometidos por Subtel en el pasado. Como es sabido, Conadecus ganó en 2018 el histórico juicio por la banda de 700 MHz, que al ser correctamente implementado permitirá que Subtel y el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia corrijan esos errores y mejoren de ese modo también las condiciones de competencia.

Conadecus, con el concurso de sus economistas, ingenieros y abogados expertos en libre competencia, seguirá observando atentamente el desarrollo futuro de las telecomunicaciones y apoyando a las autoridades correspondientes, de modo que los beneficios de un mercado más competitivo favorezcan de manera efectiva a todos los consumidores del país.

 

Hernán Calderón

Presidente de Conadecus

 

Publicado por
Conadecus

¿Necesitas ayuda?

Entregamos asesoría legal gratuita, denuncia para proteger tus derechos.

Valentín Letelier #16, Santiago
[email protected]
+56 2 26725150

Agenda Conadecus